Inicio Información Information Una viaje en Datong
Una viaje en Datong

El pasado 6 de noviembre realicé un viaje a Datong para pasar el fin de semana. Datong, en la provincia de Shanxi, es una escapada típica de fin de semana para los que viven en Beijing. La ciudad se encuentra a unas 6 horas en tren K (tren lento) y cinco horas en autobús.La opción escogida por nuestro grupo fue el tren y al coger el tren que salía a las 20:35 de la tarde de Beijing llegamos a Datong ya pasadas la una de la madrugada. Cogimos un taxi al hotel que estaba muy cerca de la estación por 20 yuanes. La mañana siguiente nos levantamos temprano para el desayuno puesto que la ciudad, con una población de aproximadamente tres millones, nos ofrecía diversos lugares para visitar. En esta época del año Datong suele estar ya nevado y la ciudad está ya cubierta de blanco.

En primer lugar nos dirigimos a la estación para coger un autobús que nos llevaría a las Grutas de Yungang. El autobús turístico no cuesta más que dos yuanes y nos lleva una hora llegar hasta las grutas. La entrada es de 120 yuanes, la cual se reduce a la mitad si uno tiene carnet de estudiante. Las grutas son un conjunto de pequeños templos budistas con 53 grutas y 1200 hornacinas budistas que contienen más de 50.000 estatuas de piedra esparcidas en un área de aproximadamente un kilometro cuadrado. La construcción de las mismas comenzó en el año 460, cuando el monje Tan Yao, con la autorización del Emperador de la dinastía Wei del Norte aprobó su construcción. Los trabajos duraron más de 70 años cuando la capital del imperio, hasta entonces en Datong, fue trasladada a Luoyang.Cada una de las grutas tiene una estatua principal de Buda. Sin embargo, la más grande e impresionante cuenta con 13,5 metros de altura y representa de forma respectiva a los primeros cinco emperadores de la dinastía Wei del norte. Estas grutas son el mayor grupo de estatuas mejor conservado en China, por lo que la imagen de las estatuas no decepcionó a ninguno de los integrantes del viaje. Es más, en el año 2001, las Grutas de Yungang fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.La visita de las grutas de forma calmada puede durar aproximadamente entre dos y tres horas.

Luego volvimos al centro para pasear por el centro de la ciudad dónde se está reconstruyendo una réplica de la Antigua Muralla de la misma. También visitamos la calle antigua de la ciudad, muy animada con tiendas y restaurantes.Al día siguiente madrugamos también para poder realizar la visita al Templo Colgante de Hengshan. Aunque hay un autobús público que te lleva, no llega hasta el templo y para algo antes, por lo que al precio de autobús se le debe añadir el taxi final. En nuestro caso éramos cuatro viajeros y decidimos alquilar un taxi por 200 yuanes, lo que nos salía a 50 yuanes por cabeza. El templo queda a 70 km de Datong y el trayecto suele durar aproximadamente una hora y media.

Una vez llegados al destino, sólo nos quedaba disfrutar de la maravillosa vista que ofrece el monasterio situado en la roca en lo alto del Monte Hengshan, que es además uno de los cinco montes sagrados de China. El monasterio fue situado en lo alto de la montaña (a unos 50 metros) para poder preservarlo de las condiciones climatológicas adversas.En este caso para nosotros no fue posible la visita al interior del templo, que sí estaba disponible antes pero que en esta época y como mínimo hasta inicios de 2016, permanecerá cerrado por reformas de seguridad. Sin embargo, escuchando la experiencia de otros viajeros, merece la pena subir al templo y observar tanto las vistas desde la montaña como el interior del mismo, el cual demuestra en su propósito la unión de tres religiones: el confucianismo, el taoísmo y el budismo.Cabe resaltar que en su época el templo fue construido sin necesidad de las sujeciones de madera que podemos observar hoy en día. El templo fue construido hace más de 1.500 años y se dice que la construcción original fue realizada por un único monje llamado Liao Ran. En todos estos años el templo ha pasado por distintas reparaciones y los añadidos mencionados, los cuales han configurado su forma actual.

Tras la visita al templo volvimos a la ciudad para disfrutar de nuestra última comida en Datong. Entre los conocidos fideos en rodajas de la provincia de Shanxi, seguramente los de Datong sean los más conocidos y no podíamos volver a Beijing sin haberlos probado. Nos acercamos a un restaurante local y el resultado fue delicioso. Los fideos en rodajas son fideos baratos y de muy buen sabor. Estos están como rebanados y son gruesos en la zona del medio y finos en los bordes, afilados como si fueran una hoja de sauce. Es cremoso pero no llega a ser pegajoso y tiene un saber único y muy rico, totalmente recomendables a los viajeros que decidan ir a Datong.

Como teníamos que coger el tren de vuelta para Beijing a mediodía, no tuvimos tiempo a visitar otras zonas, sin embargo, Datong ofrece más sitios que poder visitar durante una estancia de fin de semana, entre ellos podemos destacar la Pared de los Nueve Dragones o en pleno centro de la ciudad, el templo Huayan, que es el lugar elegido por los monjes de la ciudad para realizar sus ofrendas y rezar. El templo tiene sus orígenes en el año 907, durante la dinastía Liao.

Sin duda, Datong es una ciudad histórica muy recomendable para aquellos que visitan China. La visita a la misma en cualquier época del año no le decepcionará. 

Atención al Cliente

18:49:22 PM

Guia de china

Condiciones | Nosotros | Contactar | Agencia

El teléfono del departamento de la administración de viajes quejas: 96118

©2008-2018 www.viajarporchina.com Licencia    Estatal: L-ZJ01353