Inicio Información Information La generación mayor y la joven en China
La generación mayor y la joven en China

Hoy en día China se moderniza a una velocidad de vértigo, y así lo hace su sociedad. La brecha generacional entre los jóvenes y los mayores está cada vez más presente en la sociedad china.

 

En primer lugar se deben tener en cuenta las diferencias entre la ciudad y el campo, donde el desarrollo se distribuye de forma desigual y la diferencia en los ingresos influye de forma directa en el núcleo familiar. La mayor difusión de la información a través de internet y televisión también ha provocado un gran cambio en las actitudes, valores y formas de actuar en la población china, especialmente entre los jóvenes, lo que suele ser causa de conflicto con los más mayores de la familia.

 

Por un lado, los jóvenes veinteañeros chinos están tremendamente ocupados intentando entrar en las mejores universidades del país o solicitando puestos de trabajo de cara a poder atender en un futuro los deberes filiales que todavía conservan. Por otro, las libertades culturales y sociales son cada vez más y los lazos sociales y familiares, tremendamente fuertes en el pasado, se debilitan cada vez más. Tanto es así, que se habla de una crisis moral en la sociedad actual, la cual ha perdido el rumbo de que marcaban sus antepasados.

 

En los últimos treinta años, el país ha cambiado tanto que los jóvenes actuales parecen vivir en universos distintos al de sus propios padres. La generación actual de hijos únicos ha recibido todo tipo de nombres y etiquetas “pequeños emperadores” “materialistas” “niños mimados”…Todo ello en una generación que además, a causa de la presión ejercida por sus padres, parece que sólo busca seguridad y estabilidad. Algo no muy distinto de lo que buscaban sus propios padres durante la época maoísta. Los jóvenes de hoy en día buscan un trabajo seguro, vivienda y pareja estable; independientemente del orden. Sin embargo, para conseguir lo último, en el caso de los varones, los dos primeros son a veces condiciones indispensables (además de un coche), lo que hace la búsqueda de pareja todavía más difícil.

 

El tema del matrimonio es una de las causas de mayor conflicto entre padres e hijos y una de las mayores presiones para estos últimos. Cada vez que un hijo o hija vuelve a casa para celebrar las fiestas del Año Nuevo chino, se encuentra con la misma pregunta ¿cuándo te vas a casar? Según recientes encuestas, hasta un 90% de los chinos sufrieron el proceso durante las celebraciones del Año Nuevo en el año 2014. La situación es tal, que para evitar que sus padres los emparejen contra su voluntad, algunos deciden no volver a casa para evitar pasar el mal trago. Según las encuestas, las edades que reciben mayor presión se encuentran entre los 25 y 31 años. La situación empeora para los chicos, puesto que las familias de las chicas son más exigentes y se pide que tengan coche, casa y trabajo estable para casarse. En caso de no ser así, es común que sean rechazados por la familia de la chica lo que suele acabar en ruptura.

 

Pero aunque a menudo las nuevas generaciones son tratadas de materialistas o niños mimados, la verdad es que el futuro de estos jóvenes que se mudan desde sus pueblos natales a las grandes ciudades para poder ganarse la vida no es fácil. Cada vez es más difícil encontrar trabajos y los precios de los alquileres y el nivel de vida en las grandes ciudades como Beijing y Shanghái es cada vez más alto. El Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social afirmaba que en las universidades del país se licenciaron en el año 2011 un total de 7,49 millones de estudiantes, cifra que indicaba unos 220.000 graduados más que en el año 2014. De entre ellos, aproximadamente 570.000 no habían encontrado empleo al año siguiente, lo que representa una cantidad de aproximadamente un 8%.

 

Las generaciones jóvenes chinas son también mucho más tecnológicas que sus progenitores, especialmente la denominada “generación de los 90”. Lo compran todo por internet, los ciber cafés están llenos de jóvenes jugando a juegos en línea y tienen el último iPhone días después de que haya salido al mercado, así tengan que pedir un crédito para poder permitírselo. Están en todas las redes sociales y China cuenta en la actualidad con 24 millones de adictos a Internet y los chinos más jóvenes son los protagonistas de esta cifra, puesto que nada más y nada menos que un tercio de los internautas del país son menores de 19 años.

 

Por otro lado, la situación tampoco pinta muy bien para quienes se hacen mayores en China. Mientras sus hijos luchan por un futuro mejor en las grandes ciudades, ellos se van quedando solos y aislados en los pueblos. Más de 30 años después de la aplicación de la política del hijo único, la carga se está volviendo pesada para esos jóvenes solteros o ya casados que deben cuidar de sus padres y cada vez son más los ancianos que se quedan sin atención. La familia es uno de los grandes pilares de la cultura milenaria china y la piedad filial confuciana está todavía muy presente. Según la misma, los jóvenes adultos están obligados a cuidar de sus padres. Sin embargo en los últimos años se han ido reduciendo las familias en las que conviven tres generaciones y cada vez son más frecuentes las de una generación (padres que viven apartados de sus hijos).

 

Todo esto nos revela que los cambios en la economía china han hecho que instituciones tradicionalmente muy sólidas como la familia china hayan sufrido grandes cambios en muy poco tiempo. En el pasado, a pesar de sufrir épocas de cambios como la Revolución Cultural, los principios básicos como el matrimonio, la necesidad de procrear y la unidad económica de los que forman la unidad familiar se mantuvieron. Sin embargo en la actualidad hay jóvenes que ya no desean contraer matrimonio, otros que incluso no quieren hijos y el divorcio es cada vez más frecuente.

Atención al Cliente

09:32:26 AM

Guia de china

Condiciones | Nosotros | Contactar | Agencia

El teléfono del departamento de la administración de viajes quejas: 96118

©2008-2018 www.viajarporchina.com Licencia    Estatal: L-ZJ01353